Uno, dos , tres

miércoles, agosto 09, 2017



Recuerdo cuando iba a parque con mi hijo y miraba las otras madres me sentía especial. En el embarazo ya te notas parte de esta comunidad, somos madres. 
Cómo era la vida de antes, qué hacía con tanto tiempo libre? Dónde estaban estas madres, los niños, los parques? Eran invisibles.
Mis veinte años fueron rellenos de trabajo, estudio, dinero, noches de poco dormir, fantasías, inseguridades, libertad... Oh, curiosamente igual a mis treinta! Trabajo, estudio, dinero, noches de poco dormir...vaya, no ha cambiado mucho pero con la etiqueta madre por encima.
Con dos críos  sentía una especie de envidia y satisfacción de las madres con un solo hijo. Adiós la exclusividad, bienvenido el compartir. Vives plenamente el no llegar a todo, experimentas otro nivel de la maternidad, la psicología. Explicar, explicar, entender, hacer entender, aguantar. 
Uis, tú con tres. Mi mayor cambio con el tercero fue no tener manos para sujetarlos al mismo tiempo. Una sensación mala de que pones en riesgo el que no esta a tu alcance. Tienes la excusa perfecta para no llegar a todo, el esfuerzo de explicar delegas al primero, los juguetes y la ropa llegan a pleno uso. Parece todo más fácil. 
Cuando ves que puedes sacar una silla del coche notas como han crecido y de repente todo lo que hemos aumentado va a empezar a disminuir.  De momento les sigo llevando sus ropas mezcladas con las mías en la maleta y sus carnets en mi billetera. De momento aún pisan en mí toalla con los pies de arena. Un bolso extra grande viene bien para cargar todo :-)





Sin patrón. Tela de Retales Lidia y correa de Mercería Sarabia.

Te puede interesar

10 comentários

  1. Guau, qué buen post!!! Bonitas reflexiones...
    Lo de los carnets hace que las carteras engorden sobremanera ;-D
    Me encanta el maxi bolso!!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Blandito no pesa nada! Me gusta mucho como quedó!

    ResponderEliminar
  3. Que bien explicado! Hasta que no estas en el "ajo " no te das cuenta
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me gustan tus costuras y tus reflexiones. Yo también tengo tres hijos, y dos de ellos ya no me pisan la toalla, ni llevo sus carnets...pero la sensación no es de pena ni nostalgia. Es de orgullo y felicidad de ver como crecen y como mis costuras van reduciendo de tamaño. ;-)

    ResponderEliminar
  5. Bonito post: todo fluye, todo cambia. Y bonita bolsa!

    ResponderEliminar
  6. Qué bonitas entradas haces últimamente. Me encantan tus reflexiones y la maxi-bolsa, claro

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la maxi-bolsa (mejor dicho, envidio tu maxi-bolsa). Y comparto el pensamiento, ahora miro atrás y hay cosas de mi que no entiendo/me explico/recuerdo

    ResponderEliminar
  8. Que lindo... lo que piensas, como lo cuentas, lo que coses...
    besos,

    ResponderEliminar
  9. Si vieras lo que cosí esta semana! A veces conectamos :-) Una gran entrada, muy dulce

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito el bolso. Aquí en la piscina y playa cada uno se lleva su mochila con "loqueseaquevayaanecesitar" que casualmente ha disminuido enormemente al tener q ser cargado x ellos ...jajjaja.

    ResponderEliminar

Instagram